[Opinión] «Tienen miedo de jugar»: Cuando la competencia supera la salud

¿En qué afecta reagendar partidas? Spoiler: en nada

Esto te puede interesar: ¡Nerfeado! Gekko recibe sus primeros ajustes en el parche 6.06 de VALORANT

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad de quien las emite.

Me gustaría decir que la Liga Latinoamérica de League of Legends «empezó con todo», pero sería un cliché mal utilizado teniendo en cuenta que la primera jornada contó con solo dos enfrentamientos: XTEN contra Team Aze y Rainbow7 contra All Knights.

Estas escuadras dieron todo para dar un buen espectáculo, pero faltó la presencia de Isurus e Infinity, el actual Campeón de la Clausura 2021. Ambos equipos confirmaron casos positivos de COVID-19, lo que llevó a tomar una decisión bastante sencilla, reagendar los partidos para el próximo viernes 4 de febrero.

La noticia llegó y no tardaron en aparecer los: «Infinity tiene miedo de jugar», «no se la pueden y quieren mas tiempo». Aquí va mi favorito: «El COVID no es una excusa», porque claro, una pandemia se debe tomar a la ligera.

Puedo entender que la gente quiera ver a los equipos jugar, pero la salud es prioridad en estos momentos. Primero, la confirmación de este cambio en las fechas no indica el estado en que se encuentra el equipo, y tampoco necesitan decirlo.

No es sorpresa para nadie el ver como incrementan los casos en nuestra región. A estas alturas, la mayoría de los que lean esta nota tendrán alguna experiencia con el COVID, ya sea por cuenta propia o algún caso dentro de tu círculo cercano. No es algo para tomar a la ligera, las consecuencias son claras.

Un jugador con síntomas nunca demostrará el 100% de sus capacidades, esto se debe tomar en cuenta al momento de exigir a los profesionales. El reposo es necesario para una pronta recuperación, y me sorprende que aún exista gente que no pueda entender algo tan básico.

Vamos con el segundo punto: ¿Cuál es el problema en reagendar partidas? Estamos en temporada regular, hay tiempo hasta el 13 de marzo para que estas se lleven a cabo. Y encima está confirmado que se volverá a jugar el próximo viernes 4 de febrero. ¿Cuál es la excusa para obligar a los jugadores a competir de inmediato?

Es sorprendente ver que quieran exponer a los profesionales a trabajar en momentos donde deberían estar descansando. Ustedes, los expertos de Twitter, solo están viendo a «niños jugar cositas en línea», y no están tomando todo el esfuerzo que hay detrás de estas organizaciones.

«Pero en el fútbol dejan sin jugar a los contagiados y tienen que ir con reemplazos», y por eso vemos resultados poco favorables en ese ámbito. «Tienen que jugar en línea, ¿En qué afecta?», en el desempeño de los propios jugadores. «Tienen miedo de jugar», son dos de los mejores equipos latinoamericanos, ¿por qué tendrían miedo de competir en un juego?

Hace unas semanas fuimos testigos de las malas decisiones que se tomaron durante la Six Invitational 2022 que se jugó, dentro de lo que se pudo, en Brasil. Atheris Esports quedó descalificado de la competencia en un inicio por contar con un caso positivo dentro de su equipo, para luego cancelar todo el evento y mantener en condiciones deplorables a varios jugadores de Malvinas Gaming, Furious Gaming y el mismo equipo de Atheris.

Antes de generar todo este caos, se debió plantear la situación de otra forma. Si bien las clasificatorias cerradas de Rainbow Six se jugarán en Suecia, la mala experiencia afectó a muchos profesionales que perdieron la fe en esta competencia.

Los equipos de la LLA se han preparado, están listos para jugar, no es una solución afectar su desempeño en la Grieta. Otras competencias deberían tomar decisiones de este tipo, cuándo sea posible, y asegurar que las organizaciones puedan competir con toda la seguridad que esperan de estos grandes eventos.

El llamado es a ser empáticos, tan simple como eso. Espero que Infinity e Isurus lleguen recargados y demuestren un alto nivel el próximo fin de semana en la Apertura.

P.D: Hablando de la pandemia: vayan a vacunarse, cuidémonos entre todos. La plandemia no existe.

Deja un comentario